/**/

Anuncio

Collapse
No announcement yet.

¿Por qué pensamos que un vino caro es mejor?

Collapse
X
  • Filtro
  • Hora
  • Mostrar
Limpiar todo
new posts

  • ¿Por qué pensamos que un vino caro es mejor?

    Más allá de las guías de vinos y de los líderes de opinión, los consumidores que no conocen una determinada región, bodega o marca, se suelen dejar llevar por la idea de que si un vino es caro será porque es mejor; o por la opinión de un amigo más "conocedor" de vinos, e incluso a veces por el diseño de la etiqueta. Es complicado encontrar el nexo de unión entre las bodegas y/o regiones que comunican muchos datos de sus vinos (suelos, climas, estilos de elaboración, crianza, etc.) y el consumidor.



    En un estudio realizado por American Association of Wine Economist ( http://www.wine-economics.org/ ) titulado How do consumers use signals to assess wine quality se pone de manifiesto el problema de muchos consumidores a la hora de entender lo que las bodegas le quieren comunicar. El estudio se realizó con una muestra de 6.000 consumidores de vinos bordeleses en Europa, y deja muy claro que para los consumidores poco conocedores, el precio es un paraguas que les da cierta seguridad a la hora de elegir un vino. Cuando el consumidor ya no es un neófito, deja de ver el precio alto de los vinos como un elemento que aporte calidad.



    Existe otro estudio de Stanford Graduate School of Business de California donde el profesor Baba Shiv pone de manifiesto la importancia del precio en el vino, ya que según éste estudio, el consumidor tiene más sensaciones de bienestar pagando más por un vino debido a que se activa el córtex ortifrontal, donde se activan las sensaciones de placer.


    Sea como fuere, los consumidores más entendidos saben apreciar un trabajo arduo como es el de una vendimia manual, con selección de racimos, la puesta en marcha de un cultivo ecológico, el uso de técnicas de elaboración y crianza costosas, etc., entienden por lo tanto que el coste de elaboración es superior, porque el trabajo, esfuerzo, saber hacer y dedicación para conseguirlo también lo es.

    elhare

    * Copyright de Eloy Haya Rebolledo, todos los derechos reservados.
    Última edición por elhare; http://cronoforvm.com/member/68-elhare a las 25/02/16, 09:43:48

  • #2
    Magnifico trabajo,gracias Eloy.

    Comentario


    • #3
      No hay de qué. Un abrazo.

      Comentario


      • #4
        Muy interesante

        Comentario


        • #5
          Gracias Iván :)

          Comentario


          • #6
            Muy buen artículo, Eloy. Sin duda el tema que has planteado es una gran realidad. Le tema de las D.O. y las marcas de las bodegas también. ¿Cuántas veces hemos servido un vino muy especial en casa, poco comercial y de crianzas costosas de precio elevado y que a la gente le ha costado valorar y te das cuenta que es por ser poco conocido?

            Yo entiendo que el consumidor neófito se deje guiar por el precio a la hora de considerar un vino mejor o peor. Solo el tocar varias bodegas y D.O. y el consumo frecuente te puede llevar a tener un criterio que vaya más allá de lo económico. Luego también se da el caso de que un vino parece más o menos caro por la D.O. Sin ir más lejos el otro día con unos amigos probamos un vino de Yecla, "Solanera" viñas viejas. un vino considerado entre los mejores de 2015. Le quité la cápsula entera en donde ponía que tenía 92 puntos parker. La gente no se quería pronunciar. Solo cuando cuando comenté la puntuación Parker y les dije que valía algo menos de 11€ la botella la gente empezó a comentar. "Caro por ser un Yecla" o "Buen precio. Hoy en día te cobran barbaridades por vinos desconocidos de D.O. que nadie conoce". ¿Así es, compañeros". Una gran realidad la que ha escrito Eloy. Gracias por compartirla con nosotros.

            Comentario


            • elhare
              elhare commented
              Editing a comment
              Así es Luis, desde el punto de vista técnico hasta nos cuesta poner precio a partir de análisis físico químicos u organolépticos, todavía cuando me toca estar en el panel de cata de alguna DO me entusiasma la idea de probar antes que los consumidores el trabajo de otras bodegas y otros compañeros, es una maravillosa responsabilidad.
              En cuanto a los consumidores que empiezan (todos hemos empezado alguna vez en algo), detectamos que en cuanto reciben alguna sobre cata de vinos, viticultura o enología, en bastantes casos se vuelven excesivamente críticos con el vino que tienen delante, esto es algo que desaparece a medida que conocen más.

          • #7
            Lo que hay es mucho desconocimiento encubierto. A mi me gusta el vino, pero no entiendo mucho, más bien poco, y no me cuesta reconocerlo. Sí sé distinguir que hay vinos que me gustan y otros menos, no siempre en relación al precio. Normalmente me dejo aconsejar por quién conoce del tema más que yo (casi todos), pero lo que he apreciado claramente es que hay una tendencia a aparentar que se sabe de vinos, cuando en muchos casos no es así. De hecho es habitual ver como hay quien tapa como puede su falta de conocimiento sobre el tema. Al final se recurre al precio como medida por falta de conocimiento que te hagan poder medir la calidad con otros indicadores o propiedades del producto. Igual pasa con los relojes, el no aficionado asocia calidad a marcas conocidas y al precio. La condición humana. Enviado desde mi SM-G920F mediante Tapatalk

            Comentario


            • elhare
              elhare commented
              Editing a comment
              Es así en algunos casos, pero también he de decir que las bodegas y/o profesionales del sector muchas veces no lo ponemos fácil al consumidor. Por ejemplo, cuñado ponemos vendimia seleccionada en una contraetiqueta, o cepas viejas. ¿Qué es una vendimia seleccionada? ¿Selección de qué, cómo, cuándo? ¿Por qué? ¿Acaso creemos las bodegas que un consumidor medio puede perder media mañana visitando nuestra web, contactarnos para preguntar, etc... Para saber más?

              En mi casa una cepa la consideramos adulta a partir de 25 años, cuando entendemos que empieza a tener reservas de almidón, una producción equilibrada, un buen sistema radicular, etc. ¿Pero viejas? Tenemos de 100 años y esas son centenarias sin duda, pero ¿viejas? ¿A partir de cuándo? Por eso digo que lo mejor en todo es tener humildad y ganas de aprender y si alguien sabe algo y lo comparte, podría ser más que interesante que lo hiciera mentorizando y no intentando dar clases magistrales para alimentar su ego. Esto personalmente me causa rechazo. No sabes la de "entendidos" que hay por el mundo que contaminan a iniciados con información errónea. Saludos.

          • #8
            Muchas gracias por la reflexión, Eloy.
            Muy interesante.
            Para mi, la única manera de llegar a conocer "el vino" es vivir 4 o 5 mil años. Si no, no da tiempo a probarlos lo suficiente.
            Emmo, el que te guste más o menos un vino depende también de multitud de factores completamente ajenos al método fabricación, calidad de la uva, etc.. empezando por tu estado de ánimo, lo que hayas comido antes, durante y después...la compañía con quien te lo tomes... Infinidad de variables.
            El precio es una de ellas, como tu bien dices. Pasa en todos los ámbitos de la vida. El conseguir algo que los demás no se puedan permitir produce una enorme satisfacción en la mayoría de los seres humanos. Probablemente sea un efecto del instinto de supervivencia. No pasa sólo con el vino...no me extrañaría que si PP rebajara el Nautilus a 300 euros, en cinco o diez años dejara de gustarle a la gran mayoría de la gente.
            Un saludo, y ,por favor, no dejes de seguir abriendo hilos de este tipo.

            Comentario


            • elhare
              elhare commented
              Editing a comment
              Gracias por el comentario Josema. Si tienes toda la razón, el concepto de calidad es muy amplio, depende de muchos factores, el estado de ánimo, de salud, el entorno, etc. Incluso el concepto de calidad ha cambiado a lo largo de la historia; desde los vinos calientes y aguados mezclados con especias de los romanos, pasando por el vino mezclado con canela y tomado por musulmanes en su época de dominación en la península, hasta los vinos de resina; incluso dentro de una misma región tenemos diferentes conceptos de calidad, por ejemplo hoy en día las 3 Riojas (Alta, Baja y Alavesa). Todos apreciados por sus sociedades, denostados por otras. Saludos.

          • #9
            Reflexión muy interesante , creo que los consumidores nos guiamos por lo mas fácil , es decir el precio , es verdad como dice josema que hay tal cantidad de vinos en España que hace falta mucho tiempo para conocerlos , a mi lo que más me gusta es poder opinar de la Calidad/Precio , y poder saber o conocer a alguien que te guíe en el intento .

            Comentario


            • #10
              Como todo en esta vida, para mi algo puede gustarme más o menos independientemente de su precio. En temas vinicolas , me he llevado más sorpresas agradables con vinos baratos que con caros. Será simplemente por la decepción que te produce el probar un vino elevado de precio y que luego no te guste. Pues para mi que no soy experto, un vino no es bueno o malo, sino me gusta o no me gusta

              Comentario


              • #11
                ¿Porqué pensamos que algo caro es bueno?..............naturalmente porqué de forma subconsciente asimilamos precio a valor, y valor a lo escaso, o a algo que requiere mucho trabajo en su elaboración. Esta contestación nos metería de pleno en un relato subjetivo sobre toda la historia de la economía política, al menos desde visiones que expliquen conceptos esbozados por Ricardo, Schumpeter, Marx, etc, etc, etc.

                El ser humano asimila de forma natural, histórica y cultural, antropológica, la exclusividad o escasez de algo con el valor de cambio de un objeto, lo cual le otorga valor "per se" al mismo, y por lo tanto tiende a desearlo. El segundo factor nos lleva a otro tipo de consideraciones complementarias, para muchas personas el grado de esfuerzo empleado en algo, dota de valor intrínseco al mismo, todo trabajo requiere recompensa, a mayor trabajo o virtuosismo en la realización, mayor precio.


                La modernidad y el conocimiento introducen , para mucho, un nuevo factor,, pues para muchos consumidores; un vino bueno, o algo bueno, no está solo relacionado con un precio alto, también al menos, puede estarlo con la relación establecida entre estas dos variables; ósea, un vino también se considera bueno si presenta una buena relación entre su calidad y su precio.

                Cuando alguien considera un producto bueno por el hecho de ser caro, por su precio, o al menos es este su factor fundamental en la decisión de compra, lo hace solamente por dos motivos claros, el primero es el enunciado anteriormente, piensa en la potencialidad del objeto para su intercambio, o mejor piensa, incluso de forma inconsciente, en el valor de mercado del producto. Esta herencia cultural data de nuestra prehistoria, de las sociedades de cazadores recolectores y del valor que están empezaron a dar a lo escaso y exclusivo.

                Se añaden a este y se incorporan en nuestro acerbo cultural y en nuestros hábitos de compra, las modulaciones medievales sobre el valor de lo bien hecho, las mas modernas sobre la calidad y su relación con el valor, y la mas o menos doctrinal sobre el trabajo empleado en la producción de un objeto. Todas ellas han influido y conformado nuestros hábitos de compra, sobre todo en la forma en la que cada uno percibe el valor y el coste de un artículo.

                El segundo es el desconocimiento sobre el producto y las clasificaciones y standards sobre lo que se pretende adquirir, o su inexistencia, y por supuesto sumado a la falta de experiencia sobre el desempeño de este.

                Esta parte esta relacionada con la capacidad sistemática y científica capaz de producir análisis y criterios eficientes, y no esta interiorizada todavía en nuestros hábitos generales de compra, ni en el vino ni en otras cosas.

                Está muy claro que la valoración sobre un asunto, un producto, un artículo, necesita de varios criterios, relacionados y establecidos de forma sistemática para atribuírsele certeza.

                Pero cuando solo se tiene un criterio, no hay posibilidad de recurrir a la experiencia propia, no hay confianza sobre la experiencia de otros (puntos, expertos, amigos), no se conoce la materia prima ni la elaboración del producto, o bien sencillamente no se tiene ganas de realizar el esfuerzo intelectual que requiere dotarse de criterios, algunas o muchas personas asocian unívocamente precio y bondad en un vino o en cualquier otra cosa. En suma, es la ignorancia sobre el producto y sobre la sistemática y clasificación de algo lo que produce esa acción.

                Quién así compra, compra con la parte mas "antigua" de su cerebro y de su acerbo cultural, no es que no sea válida, es que no es suficiente.

                Un vino puede ser considerado bueno, de forma subjetiva por el criterio o criterios que sean, precio, gusto personal, relación calidad/precio, etc etc etc, pero un vino es bueno, "mas bueno que" o puede realmente ser considerado así, cuando este ha sido sometido a una valoración sistemática y científica de todos los aspectos que intervienen en su elaboración, distribución, experiencia de uso cualificada y comparativa, en suma cuando este vino, sometido a un proceso de análisis critico sistemático,adecuado y cualificado obtiene mayor calificación que otro o la mas alta calificación posible.

                Por supuesto, siempre que esos criterios de valoración existan, o sean aceptados por una mayoría cualificada

                El precio (sostenido y universal) en un vino, o en cualquier otra cosa, sumado a su "calificación", denota simplemente que además de ser bueno, es escaso, es exclusivo, y por lo tanto tiene un valor alto de intercambio y potencialidad, incluso a veces de prestigio, entendiéndose esto como se entienda por el adquirente. Y también refleja el grado de "esfuerzo" necesario para su posesión, teniendo esto que ver con grado de satisfacción que otorga su adquisición.

                No puedo por menos de opinar sobre la perdida de tiempo y dinero generada por muchos estudios de universidades americanas actuales; solo decirte que los estudios sobre liberación de endomorfinas y activaciones neuronales en el acto de compra u otros, son conocidos desde hace mucho tiempo, empezaron a partir de los estudios de Paulov sobre los reflejos condicionados, sus conclusiones, siendo ciertas y conocidas, atañen a la tendencia sistemática; a la reproducción del acto que nos proporciona mas satisfacción, no al impulso que nos lleva a esta por primera vez.

                La mayor o menor satisfacción que el sujeto experimenta, necesita de la premisa de haber elegido y probado antes ambas posibilidades, y haber comparado estas de forma inconsciente y repetida. Son interesantes para analizar la fidelización en la compra de una producto, y en el estudio de los hábitos de compra, no al impulso que nos lleva a elegir un producto u otro por primera vez.

                Reflejan una realidad, la adquisición del "mas caro" da mas satisfacción que la del barato, pero no cual es la causa real de esa satisfacción en el sujeto que la experimenta, ni si esta es la misma para todos los sujetos.

                El otro estudio que citas, atañe a la posibilidad de elección del consumidor ante dos productos sin partir, necesariamente, de una experiencia previa, concluyen que es un paraguas importante para el consumidor menos informado, mas neófito, con menos criterio de compra, pero no mencionan otra parte muy importante; son mas importantes en ciertos productos y en ciertos márgenes de precio; no son extrapolares a otros, son muy válidos entre productos de consumo como el vino, y siempre que nos movamos en unos márgenes determinados de precio, para consumidores menos informados, y además no son sostenibles en el tiempo.

                Los que sean "un poco mayores", como yo mismo, recordarán un argumento de venta empleado hace ya muchos años por una marca de turrón, que se patrocinaba como "el turrón mas caro del mundo". Justamente en aquellos años, ya las técnicas de marketing indicaban que en ese tipo de producto, en un eterno cultural y económico determinado, que un artículo que competía con otros, obtenía ventaja competitiva aprovechando el fenómeno que indican estos estudios. Pasados unos años, la novedad de este enunciado era muy difícil de seguir proporcionando alguna ventaja, pero era efectiva y se apoyaba en la realidad de estudios en la compra divulgados en los años 50 y 60.

                Saludos
                Última edición por Marco Antonio; http://cronoforvm.com/member/19-marco-antonio a las 27/02/16, 02:19:14

                Comentario


                • #12
                  Marco Antonio, hoy tenías ganas de escribir jejeje... Vaya dos buenos mensajes te has marcado en el hilo de la situación actual de la Relojeria y en este de vinos. Muy interesantes en cualquier caso. Saludetes.

                  Comentario

                  Working...
                  X